domingo, marzo 04, 2007

Andrés Caicedo, el angelito empantanado

Andrés Caicedo, digámoslo breve, conciso y claro. Nacido en Cali en 1955 y muerto el 4 de marzo de 1977. Fue un escritor que le interesó el fascinante y enfermizo mundo existencial de los adolescentes.

Desde joven, Andrés ya estaba seguro de lo que deseaba. Lo que debía ser. A los trece años escribió su primer cuento: El silencio. Y años más tarde mostraba lo que algunos críticos definen como su obra cumbre: Maternidad. Con la cual denotaba ser dueño de un estilo apasionado y sincero.

Caicedo escribía para los jovenes, toda aquella constelación que afectan a un muchacho latino: La salsa, las drogas, las mujercitas y el rock de los Rolling Stones, también. Aunque, claro, con cierto toque de amor.

Sin embargo, es dentro de este mundo cuando uno vive consumido por la angustia del futuro, del presente, del ayer. La nostalgia de la infancia, el shok de crecer, de incluirse dentro de un mundo que no promete nada; al contrario, un mundo que detestas y aborreces por el simple acto de nacer.

Un joven enamoradizo, como todos; pero también rebelde. Lleno de impulsividad e intensidad en cada salto-por no decir paso- que se es dado. Junto a las caídas y golpes, que son el precio caro de vivir así. Por ello a los 24 años de edad, sumergido en un mundo prohibido, Andrés decide suicidarse; aunque no lo logra. Pero no se rinde, el joven no se rinde en sus ideales. A los 25 años cumple su palabra. Tras una sobredosis de pastillas Seconal, un promedio de 40 pastillas a nombre del suicidio. Así seguía los pasos de Janis, de Morrison, jóvenes en donde la intesidad y la nociva impotencia de vivir lo era todo. NO HAY RIPIOS EN LA VIDA, lo es todo o nada.

Los trabajos de este joven marcaron su contexto en Colombia. En su obra vemos ese universo menospreciado por el ojo hipócrita del adulto: los rasgos filosóficos, la rebeldía, la cotidianidad y, por lo demás, lo sentimental. Obviamente, el imprudente, pero sincero universo adolescente.


Les dejo 4 cuentos de este inolvidable joven escritor.

Canibalismo

Destinos finales

Infección

Maternidad


FRASE LESIVA DEL AUTOR

"vivir más de veinticinco años era una insensatez."

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que la fecha de nacimiento no es correcta. El vivió como 26 años después de todo...

Anónimo dijo...

me parese q fue una gran perdida para el mundo, pero talves en su muerte encontro la paz.

Garcín dijo...

breve pero concisa la descripción de la vida de Andres Caicedo, no se si hubiera querido que se considerase una perdida su muerte puesto que para el la genialidad terminaba a los 25 años, convirtiéndose en una insensatez vivir después de esa edad- saludos

jessi_figueroa dijo...

pero el que muere por que se mato a si mismo osea suicidarse eso no le gusta a dios el nos dio una vida para cuidarla y no para qque nos la quitemos...por otra parte era muy byeno

julimartrinclas_15 dijo...

no creo que Caicedo fuera muy creyente, tal vez debido a esto fue tan lucido... es definitivamente inevitable no sentirse identificado con este personaje, pero pienso que seguirlo al pie de la letra es un acto suicida. yo personalmente prefiero pensar que su obra, aunque muy trascendente, carece de una solución existencial definitiva, sin des meritar el suicidio como solución para algunos, pero repito, solo para algunos, solo para aquellos que ya conocen el limite de lo soportable.... asi que si lo conoces no lo dudes, si no ten mucho cuidado con las letras de este cabron, pues tus creencias religiosas y tus ilusiones falsas de vida se pueden ir abajo. gracias